Los 5 pasos imprescindibles a la hora de hacer una foto

pasos-buenas-fotos-portada

Con las fotos que hacemos hemos de explicar aquello que queremos contar (cada foto cuenta una historia), o recoger aquello que queremos recordar (justo aquello que nosotros queremos recordar). No te olvides que las fotos son el ingrediente principal para conseguir un álbum de fotos espectacular.

Para hacer una foto, primero hemos de observar y en un momento dado tendremos claro qué queremos contar o recordar, a partir de ahí decidimos la composición, es decir, qué elementos incluir en nuestra foto, como queremos que queden colocados, y por tanto desde donde hacer la foto.

A continuación encuadramos con la cámara lo que ya tenemos claro en nuestra cabeza (ahora ya con la cámara en mano y mirando por el visor o la pantalla), enfocamos y decidimos que parámetros de exposición vamos a usar según lo que queramos conseguir (estos parámetros, que son la apertura del diafragma, la velocidad de obturación, y el ISO, los podemos ajustar todos nosotros en modo manual, ninguno de ellos en modo automático, o solo alguno de ellos en los modos semi automáticos, de disparo de prioridad a la apertura, o a la velocidad). En un smartphone probablemente solo podremos ajustar el ISO, y la velocidad de disparo (o ninguno de ellos si sólo permite modo automático).

Por supuesto que a la hora de componer y posteriormente encuadrar, deberíamos tener decidida la focal a usar, o dicho de otra manera el objetivo a utilizar y/o el “zoom” que vamos a fijar (que es lo que determina la distancia focal). Aquí es importante insistir en que los objetivos zoom no se deberían usar para no tener que movernos a la hora de hacer una foto. Los smartphone no tienen normalmente zoom óptico, y solo disponen del digital que es mejor no usar por la pérdida de calidad (usar las piernas para acercarnos o alejarnos nosotros, suponiendo que podamos).

Veamos un ejemplo para entender cómo dedicar unos momentos a observar y decidir la composición y el encuadre, cambia una foto. La primera es la típica del 95% de los turistas (al llegar a la ubicación, sin más, hago la foto como la mayoría de los que están por allí).

pasos-hacer-foto-1

En la segunda he dedicado unos instantes para observar y decidir la composición y el encuadre (me espero, pienso, me muevo para conseguir lo que quiero, y luego hago la foto).

pasos-hacer-foto-2

Ahora vamos a comentar un poco más en detalle cada uno de estos 5 pasos, pero no os asustéis que no estamos hablando de horas para todos ellos, ni siquiera minutos (puede que para alguna foto nos lleve un par de minutos, pero serán la minoría). Estos 5 pasos que deberíamos dar para cada foto, normalmente serán segundos (cuanto más práctica, más rápidos seremos).

1. Observar

Es ir mirando lo que tengo a mi alrededor e ir viendo posibles fotos. Cuando llegamos a ese sitio típico, turístico, súper fotografiado, no debemos llegar y hacer la foto. Lo primero es observar, darnos una vuelta alrededor, y decidir qué queremos contar o tener para nuestro posterior recuerdo.

2. Componer

Componer es algo que debemos hacer sin la cámara. Tenemos que tratar de ver que luz tenemos y por dónde llega, para buscar la posición y el ángulo idóneos para nuestra foto. Hemos de ver si hay algún elemento que nos estorba o molesta para la foto que queremos hacer, o al revés, cosas que nos interesan.

En este punto (y el siguiente) es donde entran en juego las reglas de composición que hemos visto en algún post anterior, sobre trucos para hacer buenas fotos, como la regla de los tercios, de la mirada, colocación de horizontes, etc.

“Como me tengo que acercar para conseguir la composición y encuadre que he decidido, no me muevo y uso el zoom que es más cómodo” … esto es un error. Si nos tenemos que acercar o alejar para hacer la foto que tenemos pensada, lo ideal es que nos movamos nosotros (salvo que sea imposible, porque estamos ya tocando con la espalda en una pared, o estamos al borde de un río que no podemos cruzar, etc.)

La distancia focal (objetivo a usar, o focal elegida en nuestro zoom) la debemos fijar en función del resultado que queramos tener.

En relación con la distancia focal a usar, os recomendamos objetivos angulares (zoom al mínimo para alejarnos) para paisajes, y teleobjetivos (zoom al máximo para acercarnos) para retratos (aunque esto implique que nos tengamos que alejar nosotros con la cámara del sujeto para que entre correctamente en el encuadre). Este tema lo trataremos más en detalle en un próximo post sobre trucos para hacer buenas fotos.

Comentar también que los angulares dan más sensación de profundidad y se consigue que tengamos casi todo enfocado, desde lo más cercano a lo más alejado (mayor profundidad de campo, que se dice técnicamente), y los teleobjetivos (o zoom al máximo), nos aplanan la imagen (disminuyen la sensación de profundidad) y tenemos una zona más pequeña enfocada (menor profundidad de campo), pudiendo conseguir el efecto de desenfocar el fondo de la foto.

Antes de continuar recomendaros NO usar el zoom en los smartphones, salvo que tengáis un móvil con zoom óptico. A día de hoy prácticamente ninguno tiene esa funcionalidad, y el único que conocemos con algo utilizable es el iPhone 7 Plus, que tiene dos lentes (permite pasar de un angular que sería 1x, a un intermedio entre angular y tele que sería un zoom de 2x). Los zoom de los smartphone son digitales, y realmente lo que hacen es un recorte y ampliación de dicho recorte al tamaño original, por lo que la imagen pierde calidad (pixelado). Esto mismo aplica para el zoom digital que tienen muchas cámaras compactas, además del zoom óptico (que es el bueno).

pasos-hacer-foto-3

3. Encuadrar

Encuadrar es, ya con cámara en mano, hacer un recorte de la realidad que estoy viendo.

Por supuesto, dicho recorte lo haremos en base a la observación previa y la composición que hemos decidido.

A partir de aquí ya empezamos a interactuar con la cámara o el smartphone.

4. Enfocar

Esto en principio puede parecer fácil, ya que las cámaras tienen cada vez sistemas más sofisticados de enfoque, evalúan muchos más puntos dentro de la escena a la hora de enfocar, y por tanto son cada vez más rápidos y más precisos.

Dicho esto, la realidad es que no es tan obvio hacer fotos en las que salga enfocado lo que queremos si no conocemos los modos de enfoque de nuestra cámara y como funcionan, así como los puntos de enfoque que puede usar.

Si lo dejamos todo en automático con los valores por defecto, la cámara siempre decidirá por nosotros donde y que enfocar, lo que significa que no tenemos el control. Esto se puede traducir en muchas ocasiones en obtener la foto con el enfoque donde no lo queríamos.

Como recomendación para el 95% de las fotos que hagamos, usar el modo de enfoque sencillo, y desactivar todo tipo de sistemas automáticos como detección de caras, detección de sonrisas, detección de mascotas, o similares.

Por último, respecto el punto de enfoque a usar, desactivar el matricial que contiene múltiples posibles puntos de enfoque, y usar el punto central.

A partir de aquí, usaremos el método de enfocar y reencuadrar para conseguir la foto que queremos, tal y como ya contamos en nuestro post anterior, donde también contamos cómo hacer todo esto con un smartphone.

Recordar también que normalmente con un smartphone siempre sale todo enfocado (mucha profundidad de campo), ya que normalmente tienen objetivos fijos (sin zoom óptico) angulares, los sensores son muy pequeños (captan poca luz), y no tenemos un diafragma que podamos controlar. Y no olvidéis que se puede enfocar tocando sobre la pantalla en el lugar exacto donde queremos enfocar (en esa zona también medirá la luz).

pasos-hacer-foto-4
5. Exponer

En función de la luz que tengamos, que se encarga de medir nuestra cámara, hemos de decidir que parámetros de exposición vamos a usar, según lo que queramos conseguir. Estos parámetros, que son la apertura del diafragma, la velocidad de obturación, y el ISO, los podemos ajustar nosotros en modo manual, solo alguno de ellos en los modos semi automáticos de disparo de prioridad a la apertura o a la velocidad, o podemos dejarlos todos en manos de la cámara si usamos el modo “auto” de disparo.

Como recomendación usar siempre el ISO más bajo posible, y solo subirlo si no hay otra manera de conseguir la foto sin que salga movida (trepidación) por falta de luz, y no poder usar trípode ni flash. En su defecto podemos usar el ISO en automático que en las cámaras actuales funciona bastante bien en la mayoría de las situaciones.

Aquí ya depende de la cámara que tenga cada uno, y de los conocimientos y práctica de cada persona. En los smartphone nos podremos salir del modo auto, con la propia App de cámara del teléfono, o con aplicaciones de terceros que podemos descargar, teniendo en cuenta las limitaciones que ya conocemos, al no tener un diafragma que controlar, incorporar una focal fija tipo angular, y tener un sensor pequeño que capta poca luz.

¿Que podremos controlar de forma manual en un smartphone?. Pues podremos controlar el ISO, y la velocidad de obturación. Lo que no podremos controlar el la apertura del diafragma (son de apertura fija). Y además es probable que tengamos modos de escenas predefinidos para hacer fotos en situaciones típicas, como “Playa”, “Interiores” o “museo” donde suele haber poca luz, “retrato”, “deporte” para fotos con objetos o sujetos en movimiento, etc.

Ya has puesto en práctica estos consejos y tienes unas estupendas fotos …, pues recuerda no dejarlas en el fondo de tu disco duro, y encarga tu album de fotos con nosotros, y así podrás recordar esos momentos y compartirlos con amigos o familia cuando quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *